jueves 14 de diciembre del 2017

LAS XV DE TELÓN

gisela3

La imaginación que no duerme

Gisela Colombo es la invitada de hoy en la sección que procura una interacción entre artistas, hacedores culturales y personas relacionadas con las artes y el espectáculo, con los lectores de Telón Pampeano. Apasionada de la literatura desde muy joven, surca el mundo de las letras a través de la escritura y también como una ávida lectora. Dueña de un vuelo literario que toma caminos sorprendentes, ha sabido desplegar su ilustración literaria y su imaginación en obras que viajan tanto por el mundo contemporáneo como por tiempos remotos, y en las que emerge la filosofía, componentes teológicos y un rico entramado psicológico en los personajes.

Su primera novela "El juego del colgado", consiguió ser finalista en el Certamen Iberoamericano Planeta – Casa de América de Narrativa 2008, entre un total de 557 obras procedentes de 22 países. Y su segunda ficción “Que el río sangre”, fue seleccionada por El Fondo Editorial Pampeano para su publicación. Ésta última novela -un osado cóctel que matiza la filosofía de Marsilio Ficino, el magnetismo de la obra de El Bosco y el legado poético de Cerati- será presentada el próximo viernes en el Centro Cultural Medasur.

Colombo -nacida en Buenos Aires pero radicada en Santa Rosa hace largos años -se destaca por su constante su participación en el movimiento de las letras pampeanas, y hoy en día, además de escribir, dicta clases de Literatura en un colegio secundario.

Aquí sus respuestas a nuestra renovada versión del Cuestionario de Proust:

1. ¿Cuál es la rama en la que mejor se desenvuelve? ¿Por qué?
Creo que la narrativa, la novela, es lo que me queda más cómodo. Escribo teatro, pero la espacialidad que supone no me es natural. Yo pienso en palabras, en estados internos, nunca en espacio físico, eso se me escapa un poco. Elijo la poesía para atrapar emociones, pero casi siempre son fotos que después se incorporan a la película de la novela. Es un modo de que no se me pierda la intensidad con que más tarde pretenderé narrarlas. La poesía es algo tan inasible que no puedo saber si me gusta o no lo que escribo. No me tomo en serio como poeta.
La crítica literaria, como la narrativa, me sale fluida y me gusta mucho.

2. ¿Y cuál la que más le intriga y en la que le gustaría participar?
Me encantaría ser guionista de tiras televisivas, de telenovelas. Sería un vértigo tener que hacerlo con esa inmediatez. Me entusiasma el desafío.

3. ¿Qué es lo que debe transmitir un artista?
No creo que haya un imperativo para todo artista. Creo que cada quien vino a decir algo que se va revelando de a poco. Sospecho que es algo bastante específico para cada uno. Seguramente al final de la vida uno tendrá una idea bastante acabada de lo que debía decir. En mi caso la unidad oculta detrás de este mundo aparentemente caótico parece ser, por ahora, uno de mis temas vitales.

4. ¿Quién o quiénes son sus predilectos?
Siendo muy injusta con tantos otros, creo que los que más me aportan son Dante, Borges, Cortázar, Marechal, mi maestra Graciela Maturo…

5. Fuera del Arte y la Cultura ¿cuál es su actividad fetiche?
No vivo de la escritura. Sin embargo, la siento como una actividad profesional. Si es así, no tengo actividad recreativa ni fetiche. Siempre estoy rondando los libros.

6. Si pudiera cambiar algo ¿qué sería?
La incomunicación entre esta dimensión y otras. Pero creo que si no existiera esa grieta, tal vez el arte no tendría sentido para mí.

7. ¿En qué época le gustaría vivir?
Tengo una fascinación con el pasado, porque creo que se nos ha perdido en estos últimos siglos el hilo que enhebra toda la historia. El Renacimiento lo conservaba todavía, sin ser tan diferente a nuestro mundo. Creo que por eso lo abordo en Que el río sangre.

8. ¿Cuál ha sido su mayor satisfacción?
Encontrar a mi amor en la calle, entre miles de rostros desconocidos.

9. ¿Qué cosas lo inspiran o lo ponen en positivo?
La persistencia de un sueño. Me conmueven los logros de esas personas que sostienen esfuerzos, por décadas, para cumplir una meta. Revelan una esperanza que trasciende lo que se ve, que imagina lo que todavía no es y confía en que será. Esa potencia con que sostienen la visión. Son héroes inspiradores para mí, sean deportistas, exiliados, santos o criadores de toros. Da igual. Todos ellos me hacen pensar que vale la pena renegar con lo cotidiano.

10. ¿Y cuáles logran el efecto contrario?
Woody Allen dijo alguna vez que para él la infelicidad es el aburrimiento. Creo que eso me pone mal. Sentir que pasa la vida y no aprendo nada.

gisela dos

11. ¿Cómo le gustaría que lo recordasen?
“No me acuerdo cómo se llama la autora, pero el libro me encantó”.

12. ¿Cuáles son sus virtudes?
Las mismas que mis defectos. Soy obstinada. A veces en algo positivo, otras en lo echado a perder.

13. ¿A qué personalidad le gustaría parecerse?
Admiro a gente sabia, a muchos artistas, pero no quisiera parecerme a nadie.

14. ¿Por qué cosa dejaría todo?
Aprendí a no desear. Dejo que el flujo que es la vida me vaya indicando el camino. Creo que esa “providencia” nos va mostrando qué habría que dejar y qué no.

15. ¿Cuál es el lema que sustenta su existencia?
La imaginación es una potencia de conocimiento. Que nunca duerma.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar