De otro pozo: "Baby"

baby_serie.jpg

"Baby", la trampa de un círculo infernal

* Por Gisela Colombo

Baby es una serie de televisión italiana, producida por Marco y Nicola De Angelis. Tiene tres temporadas, de seis episodios cada una. Alternan en el ejercicio de la dirección ocho directores.

Se trata de una historia real ocurrida en Roma, denominada por la prensa como “Babysquillo”, que eclosionó hace unos años, cuando dos adolescentes de 14 y 15 años de familias acomodadas, mientras cursaban su secundaria, se entregaron a una red de prostitución. El propósito fue la típica búsqueda de identidad adolescente, en un ambiente signado por las apariencias, las convenciones sociales y el afán de independencia. Así lo muestra la serie que buscó despegar un poco de la historia real subrayando lo psicológico del caso.

Agnes y Angela, como las nombró la crónica, cursaban en un colegio de clase alta, aunque Agnes (Ludovica en la serie) tiene problemas económicos y, al parecer, es su madre quien la incita a prostituirse todas las tardes en un departamento elegante en un barrio distinguido de Roma. Así mantiene su madre el ritmo de vida oneroso que no puede costear. En el caso real quedaron involucrados personajes como Mauro Floriani, que estaba casado con Alessandra Mussolini, senadora de “Forza Italia” y nieta de Benito Mussolini, varios políticos, abogados, empresarios y miembros del personal de la ONU. Fue un escándalo de dimensiones.

La serie edulcoró un poco el papel de la madre que participa y pone énfasis en lo que lleva a dos niñas ricas a ese mundo marginal.

La escalada parece comenzar con un video de sexo explícito subido a las redes, que fructifica en la amistad de Chiara(Angela) y Ludovica (Agnes), las protagonistas, que luego conocerán a Fiore, el aprendiz de un proxeneta que acabará siendo quien las regentee.

El relato, hasta el episodio cuatro de la primera temporada, tiene el tono de las producciones adolescentes. Es cuando inicia el viraje y se convierte en un asunto de submundos y minoridad.

baby2.jpg

En la versión para televisión, la doble vida de las jovencitas transcurre con desconocimiento de los adultos, que están atentos a sus propios desafíos personales o laborales. Chiara, hija de una familia de buena posición, cuya madre será más adelante candidata a un cargo público, conoce la infidelidad de su padre y junto con eso, la aceptación de ella con absoluta naturalidad ante el engaño. Chiara es una alumna aplicada y destacada en lo deportivo. Ludovica, en cambio, es hija de una madre que la ha criado sola, con altibajos económicos permanentes, y una rebeldía propia de la edad. Ambas comparten un colegio privado y exclusivo.

Mientras son menores el secreto funciona porque los mismos proxenetas y sus clientes están interesados específicamente en ello. Pero al cumplir las chicas la mayoría de edad comienzan a revelarse los hechos.

La tira deja al desnudo los muchos detalles crudos que conlleva esa actividad. Los mismos que convierten la vida de dos jovencitas en un infierno.

En la tercera temporada se celebra el juicio que, en rigor, ocurrió y escandalizó tanto a la sociedad italiana.

Lo más interesante del producto de ficción es que retrata el proceso pausado por el cual las niñas son atraídas a una actividad que ven brillar en un principio pero que rápidamente no será oro, se descubrirá como un círculo nefasto del que es muy difícil salir.

Imposiciones culturales de la clase alta, el poder de las redes sociales y un estado de corrupción que atraviesa todos los niveles construyen una crítica social muy interesante que podría ser un anticipo de muchos otros males todavía inexplorados por el cine, pero ya visibles en la realidad.