viernes 17 de enero del 2020

Día del Tango

Carlos_Nine_4.png

Se celebra hoy en homenaje e incentivo a la música y cultura distintiva rioplatense, en concomitancia con el nacimiento de Carlos Gardel y el Maestro Julio De Caro. Nuestra provincia es rica en la materia.

No hay desacierto al decir que el tango es como el rock, en cuando a que –además de una música, danza y poesía- es una “forma de vida”.

En el año 2009 este aditivo indispensable en la cultura “ciudadana” fue inscripto en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La Unesco lo describe como “un ejemplo de proceso de la sedimentación cultural” y “de la transformación social a través del tiempo”.

Lejos de diplomas y academicismos, el tango nació, se crió y creció en los arrabales. Como tan bien lo expresara Celedonio Flores en “Porqué canto así”, letra inmortalizada en forma de glosas por Julio Sosa como apertura a su fantástica interpretación de la canción emblema, “La Cumparsita”:

“Pido permiso, señores, que este tango, este tango habla por mí, y mi voz entre sus sones dirá... dirá porqué canto así

Porque cuando pibe me acunaba en tangos

la canción materna que llamaba al sueño,

y escuché el rezongo de los bandoneones

bajo el emparrado de mi patio pobre.

Porque vi el desfile de las inclemencias

con mis pobres ojos de llorar abiertos,

y en aquella pieza de mis buenos viejos

tuvo la pobreza su mejor canción...

Y yo me hice en tangos,

me fui modelando en odio, en tristeza,

en las amarguras que da la pobreza,

en llantos de madres,

en las rebeldías del que es fuerte y tiene

que cruzar los brazos

cuando el hambre viene...

Y yo me hice en tangos,

porque es bravo, fuerte,

tiene algo de vida,

tiene algo de muerte...

Porque quise mucho, porque me engañaron,

y pasé la vida barajando sueños...

Porque soy un árbol que vivió sin flores,

porque soy un perro que no tiene dueño...

Porque tengo odios que nunca los digo,

porque cuando quiero me desangro en besos...

Porque quise mucho y no me han querido...

¡Por eso yo canto tan triste, por eso!”

En nuestra provincia el tango tiene una riquísima cultura y cultores, con cantores y cantoras, bailarines y cultores de excepción.

Uno de ellos es Juan Carlos Corso, quién nació en General Pico, La Pampa, en 1949 y es dueño de una voz y una interpretación sobresaliente.

Recientemente, con motivo de la edición de su último trabajo discográfico recopilatorio, denominado “Un viejo mar”, compartíamos esta nota. Hoy, en el día del tango, compartimos su destacada actuación en el recordado ciclo “Grandes Valores del Tango”, interpretando “La última curda” de Cátulo Castillo y Aníbal Troilo. (La imagen que ilustra la nota es del inmenso Carlos Nine)