viernes 25 de septiembre del 2020

Proyectan Emergencia Cultural

CULTURA02.jpg

Se realizó hoy lunes 3 de agosto una reunión para evaluar un proyecto de ley que propone declarar la emergencia cultural y contraponerle políticas para paliarla.

La medida prevé la generación de dispositivos para la atención de la situación socioeconómica de las personas laboralmente vinculadas a la industria y al quehacer cultural, sin relación de dependencia con organismos estatales y el sostenimiento de los espacios culturales independientes.

De la reunión, organizada por la autora del proyecto, la diputada nacional Lorena Matzen (UCR, Río Negro), participaron actores culturales de todo el país quienes se conectaron virtualmente vía zoom, estuvo planteada para interiorizarse en el tema, a la vez que plantear dudas y sugerencias.

La idea es que la emergencia tenga una vigencia de un año y que pueda ser prorrogada por única vez y por igual periodo, por el Poder Ejecutivo Nacional, y alcance a artistas independientes (plásticos, de audiovisuales, actores, músicos, bailarines, circenses, titiriteros); técnicos vinculados a las producciones independientes (productores, directores, escritores, guionistas, sonidistas, iluminadores, escenógrafos, sastres, vestuaristas, maquinistas, decoradores, utileros, plomos, productores y técnicos de caracterización tales como peluqueros y maquilladores); docentes independientes de cualquier disciplina artística; trabajadores que, bajo cualquier modalidad contractual o de relación laboral con el empleador, se desempeñan en tareas de mantenimiento, limpieza y servicios generales del sector; y espacios culturales independientes como salas de teatro, cine, música, danza u otras manifestaciones artísticas, academias, escuelas e institutos de arte, talleres, salas de ensayo, asociaciones, productoras.

También se estipula que las personas alcanzadas sean exceptuados de los pagos de todos los impuestos nacionales mientras persista la emergencia y que se instrumenten planes de regularización de obligaciones tributarias.

En sus fundamentos enuncia que “los hechos artísticos, que constituyen una de las formas más perceptibles de construcción cultural, se encuentran paralizados por las disposiciones de cuarentena. El impacto de las previsiones de emergencia sanitaria sobre la producción artística ha sido devastador y los trabajadores y las trabajadoras de la cultura han sufrido las consecuencias sobre sus ingresos.

A pesar de ello, de que el sector de la cultura constituye uno de los más profundamente afectados por las actuales circunstancias, su situación no ha sido atendida ni se ha contemplado de forma especial en ninguna de las medidas de asistencia que el gobierno nacional ha dispuesto para morigerar las consecuencias de la cuarentena.”

Durante la reunión se acordó una segunda instancia de diálogo en la que se abordará, entre otras cosas, la precariedad laboral, como así también la implementación de una mutual u obra social, y un sistema jubilatorio.