DE OTRO POZO

siempre_el_mismo_dia.jpg
"Siempre el mismo día"

*Por Gisela Colombo

En 2009 se publicó una obra literaria de David Nicholls, que dio lugar a que el mismo autor adaptara la ficción para llevarla al formato audiovisual.

El resultado fue “One Day”, su título original, que en castellano se tradujo como “Siempre el mismo día”. Se trata de una coproducción entre capitales ingleses y estadounidenses. RandomHouse, la editorial más grande del mundo es parte de la producción.

El relato está organizado de tal modo que los hechos que se cuentan son fragmentos de la vida de dos amigos Emma y Dexter, que se conocen en los festejos de la graduación de ambos el 15 de julio de 1988. Y aunque hay un intento de vincularse románticamente, finalmente vence la partida de ese año y de otros tantos más el propósito de ser amigos. Todos los encuentros que veamos ocurrirán un 15 de julio a lo largo de casi veinte años. La amistad crece mientras Dexter se pierde en las drogas, la promiscuidad y toda clase de excesos. Ella, en cambio, se muda a Londres para ser escritora y lo único que logra en los primeros tiempos es un empleo de moza en un restorán mexicano. Años después se publicará un libro de cuentos infantiles y sentirá que ha logrado lo que deseaba.

Es en el restorante donde Emma conoce a un comediante “Ian” con quien inicia una relación que acaba en convivencia. En tanto que esto sucede, Dexter tiene una novia tan adineraba como su propia familia, que queda embarazada y lo obliga a casarse. Nace Yasmine y el matrimonio se disuelve unos meses después por una infidelidad de la esposa.

mismo_dia.jpg

Así van teniendo Emma y Dexter contactos esporádicos casi siempre en el día de San Suituno, un santo anglosajón cuya fiesta es precisamente el 15 de julio. Lo que muestran esos episodios es un alejarse de la situación romántica a causa del raid sexual de él y la dignidad de ella, que no se resigna a ser un plan pasatista como todas las demás. Pero el interés romántico que los había conectado el día de la graduación seguirá en el aire mucho tiempo y finalmente se consumará, cuando Dexter se sienta vencido y por fin madure. Los protagonistas se casarán pero no podrán tener hijos.

Uno pensaría que la película tenía que poner el acento allí si quería transformarse en un drama (de tal modo se califica). Pero no es ése el dolor que los tocará.

El texto original de Nicholls tiene una sustancia de la cual el producto cinematográfico carece.

Su directora, que dirigió también “Su mejor historia”, otra película disponible en streaming, fue Lone Scherfig, quien no acertaría con la dosificación emocional del film. La historia se cuenta como si los hechos hubieran sido captados con un drone, a vuelo de pájaro, sin profundizar los personajes, sin trabajar las motivaciones ni ninguna mirada profunda. Ni una tesis sobre la vida, sobre el devenir, sobre el amor… En la primera parte, puede que haya una ponderación de la amistad que, no obstante, queda trunca porque las intenciones sexuadas echan por tierra la pureza del vínculo de amistad.

Quizá no sea simplemente un fallo de dirección. Es probable que el guión que el mismo autor de la obra literaria escribió sea una apretadísima síntesis de cantidad de episodios que reúne la novela sin el suficiente espacio para desarrollarlos satisfactoriamente.

Las actuaciones son correctas, AnneHathaway recibió nominaciones por el papel de Emma. El fondo de París y Londres también es otro atractivo que no logra inclinar la balanza. En suma, una película que ni siquiera con la muerte de uno de ellos despierta empatía.

Una pena que hayan desaprovechado buenos actores y un buen libro original en este híbrido tibio.