lunes 10 de agosto del 2020

De otro pozo: "Emma"

emma.jpg

"Emma": fino humor y encanto

* Por Gisela Colombo

Existe una versión de “Emma” que se convirtió en una miniserie hecha por la televisión británica. Es la obra de una de las autoras más célebres y clásicas de la lengua inglesa. Y el texto es una comedia romántica, más comedia que romance, ciertamente.

Emma fue publicada en 1815 y escrita por la célebre Jane Austen.

La protagonista de la ficción es la niña mimada de un padre rico, Emma Woodward. Perdió su madre de pequeña y tuvo la suerte de que pudo quedarse en su casa, con su padre. Dos niños que perdieron a sus padres también por esos años no fueron tan afortunados. Jane Fairfax y a Frank Churchill debieron alejarse para una crianza más dura y más ambiciosa ofrecida por allegados que no eran familia. Lo cierto es que ellos reciben una formación exigente y Emma, va forjando su personalidad de joven rica y consentida.

Llegada a la adolescencia la Srita. Woodward contrae un hábito peligroso: se convierte en una “Celestina”, en una casamentera que invierte todo su tiempo y habilidad en aunar parejas y lograr matrimonios.

Ella, como si de peste se tratara, se cuida muy bien de permanecer inmune al amor y la atracción.

El problema sobreviene cuando Taylor, su institutriz y mejor amiga, gracias a las artes de Emma, se casa con un viudo y se va de la casa. Entonces, toda la prudencia que la ahora Sra. Weston, (Taylor) le transmitía, deja deasistir a la presuntuosa Emma.

emma2.jpg

Quien hereda la voz de la razón es un amigo de la familia, el Sr. Knightley, un hombre soltero, de 37 años, que pronto, estrategias de la joven mediante, se convertirá en cuñado de Isabella, la hermana mayor de Emma, que contrae nupcias con su hermano.

Knightley le aconseja dejar esos hábitos de vulnerar la voluntad ajena pero Emma no quiere escuchar y se aplica a encontrar un prometido a su nueva amiga Harriet Smith, crecida en un orfanato y supuesta hija natural de un noble.

Harriet recibe una propuesta de matrimonio de un granjero llamado Robert Martin, y aunque está enamorada de él, escucha a su consejera y lo rechaza. Mientras tanto, Emma se esfuerza por despertar el interés mutuo entre el nuevo clérigo el Sr. Elton y Harriet. Lo que resulta es que Elton confunde las estrategias por una disposición romántica de Emma hacia él. En cuanto puede. le hace una propuesta de matrimonio a la celestina. Ella se ofende y cree que lo ha lastimado con la vehemencia de la negativa. Aunque él, un par de semanas después, vuelve a la vicaría casado con otra mujer.

Emma comienza a acercar a Harriet y a otro hombre misterioso que nació allí mismo pero partió cuando era pequeño y nunca fue olvidado. Se trata de Frank Churchill, el hijo del Sr. Weston, quien llega para una visita. También regresa la impecable Jane Fairfaix. Sus logros tienen a Emma celosa. Envidia y se fastidia con sus permanentes novedades.

Mientras tanto, Frank se muestra demasiado atento con Emma, como un juego para que su verdadera y secreta prometida sienta celos. En realidad tiene un compromiso con Jane del que se enterarán pronto todos.

Knightley, como hombre criterioso que es, reprende a Emma varias veces por intervenir entre las parejas o crearlas directamente. Pero también por seguir el tren de broma que plantea Churchill, exponiendo a Jane y a su tía Bates por pura diversión. Eso es lo que desencadenará un reclamo de Knighthley que acabará con Emma comprendiendo que se ha equivocado, que ha arruinado la felicidad de varias personas.

Cuando la SritaWoodward,para no devastarla, decide contarle a Harriet, con la mayor delicadeza, que su reciente pretendido Frank se casará con Jane, sufre un engaño. Harriet, su amiga, que en ese punto ya ha aprendido mucho de su maestra en materia de manipulación, le confiesa que está enamorada de Knightley con el fin de torcer el interés de

Emma, de los amores de otros hacia su propio sentir. Así es como el final feliz se acerca y la pareja que estaba latente desde siempre termina confesándose un amor mutuo. Harriet es desposada por el granjero Martin y todos felices.

Esta novela que la BBC transformó en miniserie es una de las más complejas de la autora, especialmente en la caracterización psicológica de los personajes. Y tanto la puesta en escena como el texto original dejan ver un humor fino, son ágiles y divertidos. Ha habido muchas versiones diferentes en el cine y la televisión pero ésta, que es de 2009, es especial. Los cuatro capítulos permiten un desarrollo ideal que no se torna lento ni deja fuera los guiños sutiles de una autora madura y genial.

Emma recibe de su propia medicina, y la misma Austen seguramente esconde alguna autocrítica detrás de ese personaje activo, alegre, despreocupado y manipulador. Como Emma, también ella se pasó la vida trenzando romances sobre papel, para eludir el más importante, el que nunca fue, el suyo propio…