DE OTRO POZO

detras_de_sus_ojos.png

"Detrás de sus ojos"

* Por Gisela Colombo

“Detrás de sus ojos” es una miniserie de seis capítulos de origen inglés que ofrece una plataforma de streaming. Está inspirada en una novela literaria del mismo nombre cuya autora es Sarah Pinborough. El tema parece ser el amor posesivo, una especie de dependencia adictiva del ser amado.

Se trata de la historia de una mujer joven, Louise, divorciada y con un niño de ocho años, que trabaja como recepcionista en una especie de clínica ambulatoria de psiquiatría. En la primera noche que nos exhibe la obra ocurre un encuentro fallido con una amiga en un pub y, en cambio, sucede un diálogo con un hombre, que termina en un beso. Al día siguiente, al llegar al trabajo, Louise descubre con estupor que el hombre que había besado en el bar es el psiquiatra que será su nuevo jefe. Pero también se entera de que mintió su nombre(en rigor se llama “David”) y que está casado con una mujer joven y bonita. Luego sabrá que Adele también es heredera de una gran fortuna.

Pero la atracción que fue evidente cuando no se conocían emerge nuevamente: David y Louise comienzan a tener un romance. La vida marital de él se va descubriendo tensa, con una sexualidad extraña y un control excesivo que ejerce él sobre Adele.

No obstante, Adele se las arregla para conocer en secreto a Louise y trabar una amistad. El resto es un quitar el velo del pasado de la pareja, con creciente inquietud para la asistente del psiquiatra.

detras.jpg

Los primeros episodios son atrapantes y prometen un thriller psicológico satisfactorio. Pero en el quinto y sexto capítulo un giro sorpresivo deja sin efecto la impresión inicial. Sorprende pero pierde en ello la verdadera fuerza. Cuando un hecho narrado en una tira o en un libro irrumpe abruptamente el relato se torna un poco inverosímil. Muchas veces esto mismo es lo que desacredita la atmósfera y la intriga que sostenía la acción. Los buenos escritores y los buenos guionistas saben que si eso ocurrirá en algún momento, debe haber antes una serie de sutiles indicios que contribuyan cuando el espectador vuelva atrás y recapitule lo sucedido. Si estas anticipaciones no están el giro será confirmación de que el escriba improvisó una salida sobre la marcha y todo perderá credibilidad. Si el viraje incluye también un cambio de sentido de realidad y pasa de lo empírico a lo sobrenatural, entonces es altamente improbable que nos convenza.

Esto mismo ocurre en “Detrás de sus ojos”, que sin dosificación alguna, presenta una apertura a borbotones de técnicas esotéricas que acuden sin explicación ni desarrollo. Diríase que es, en términos artísticos, el ejemplo de lo que no debe hacerse. La serie se malogra y la decepción es tanto mayor cuanto más interés provocó en principio.

El creador de esta producción de Netflix fue Steve Lightfoot y el director, Erik Richter Strand. Los actores, Simona Brown, una mujer de color, que es una de las diferencias entre el libro y la serie; Tom Baterman (David), Eve Hewson (Adele) y Robert Aramayo (Rob) completan los protagónicos.

Si bien hay otras diferencias notorias que contribuyen a la inefectividad en la puesta en escena, lo cierto es que el libro editado en 2017 es inefectivo también, porque genera la misma sensación de estar frente a una insuficiente ilación argumental , lo cual inevitablemente convierte la ficción en algo completamente inverosímil.