lunes 01 de marzo del 2021

DE OTRO POZO

eldescanso.jpg

“El descanso”

Por Gisela Colombo

“El descanso”, también traducida como “Intercambio de casas” es una comedia romántica que se ha transformado en un clásico. Se trata de una producción estadounidense rodada parte en EEUU y parte en Inglaterra, más precisamente en uno de los pueblitos de la región de Sussex. En este film, no sólo se combinan los escenarios de un lado y otro del Océano, sino también los actores.

Fue estrenada en 2006, pero como suele ocurrir con este género mucha agua habrá de pasar bajo el puente hasta que el humor cambie y la producción pierda vigencia. Los actores pertenecen al selecto grupo de los mejor pagos de la industria aun hoy.

Amanda Woods (Cameron Diaz), es una productora musical y audiovisual de éxito a la que no suelen durarle las relaciones románticas. En una de esas rupturas comienza la película. La vemos echar a la calle a un novio que finalmente, y después de gran presión, reconoce que fue infiel. Mientras tanto, en Londres, vive Iris (Kate Winslet), una chica tranquila y resignada –en términos amorosos– a no tener jamás lo que desea. Lo que desea, naturalmente, tiene nombre y apellido y es un compañero de trabajo. Él coquetea con ella pero inesperadamente presenta como su prometida a otra colega que trabaja en la misma empresa.

Amanda, la estadounidense, decide irse de vacaciones para olvidar a su novio. En una página de internet que propone intercambios de casas como un recurso de vacaciones, encuentra la oferta de Iris y así vuelan hacia el otro país y alternan residencias durante quince días, con el objeto despejarse y eludir la tristeza.

Es cuando irrumpen, junto con las diferentes latitudes, meteorología y cultura, quienes de verdad harán la diferencia. Amanda, se topa con el hermano de Iris en su casa británica, llamado Graham Simpkins (Jude Law), un inglés que a ella se le antoja un soltero disipado y, en cambio, es un viudo con dos hijas pequeñas. Diríase que la mujer de negocios y creativa productora recupera el sentido más simple y tierno del amor y el deseo de construir una familia en un paisaje completamente nevado. La señal que se ofrece como punto de inflexión es el fin de la incapacidad de llorar que Amanda llevaba adquirida desde hacía muchos años y varias decepciones amorosas.

11691.jpg

Mientras, Iris, en la casa inteligente y suntuosa de Amanda, ubicada en un distrito soleado de EEUU. , conoce a un anciano que resulta ser una leyenda del cine. Por eso se ordena la joven a hacerle un homenaje en un teatro de Los Ángeles ante los mejores de la industria. En ese contexto, Iris encuentra a Miles Dumont (Jack Black), técnico que trabaja para Amanda en la producción musical, con quien irá desarrollando una relación.

La película es del todo optimista y festiva. Las actuaciones no merecen mención en vista de las pruebas sobradas que han dado los cuatro actores protagónicos en sus trayectorias. El quinto personaje es Arthur Abbot (Eli Wallach), el ícono del cine pretérito, que está también muy bien en el rol.

Valdría la pena ver “El descanso” sólo para observar los diferentes mundos posibles que conviven en una misma realidad. Los paisajes son tan diversos y los estilos de vida tan opuestos que sorprende que las dos protagonistas femeninas anden detrás de un hallazgo similar. La universalidad del amor romántico, si cabe el titulado.

descarga.jpg

La película está disponible en las páginas más populares de streaming.

En fin, una comedia liviana, pero no por ello menos enternecedora. Recurso para cualquier tarde de éstas en que no haya ganas de convertirse en lagarto y campeón olímpico de natación en un mismo acto, o en que las tormentas recientes se repitan.