lunes 19 de octubre del 2020

El conversatorio: Nicolás Ledesma

ledesma.png

La música sensibilizando nuestros vínculos

Hoy, en la sección El Conversatorio proponemos un ida y vuelta con el pianista, compositor y arreglador pampeano Nicolás “Tato” Ledesma, nacido en General Pico y radicado hace más de 30 años en Buenos Aires, meca de la música ciudadana y lugar donde levantó vuelo su proyecto musical, que hoy lo lleva junto a su orquesta a recorrer distintos lugares del mundo.

- ¿Cómo empieza su afición a la música?
Mi comienzo en la música fue a través de la percusión. Mis padres me regalaron un bombo cuando tenía dos años y ahí empecé a acompañar los discos de folklore. Luego fueron varias las circunstancias que fueron transformándome en músico. Mis hermanas que tocaban el piano, mi viejo que tocaba el bandoneón , mi madre que cantaba, en fin no es muy distinto a lo que ocurre donde hay un hogar con música.

- ¿El músico nace o se hace? ¿Por qué?
Yo creo que indudablemente hay una condición previa, pero a lo largo de mi experiencia docente he visto músicos muy talentosos que se fueron alejando de la pasión y otros con menos virtudes y más empeño lograron transformarse en brillantes artistas. Para mí pasa por un proceso de madurez musical. Los genios comprenden las cosas mas rápidamente que otros, esa es una ventaja en el tiempo, no en el resultado final.

- ¿Qué artistas han influido en su vida?
Por empezar mi padre , luego Erberto Benuzzi , Horacio Salgan, Leopoldo Federico, ManoloJuarez, Guillermo Iscla, AnibalTroilo, AstorPiazzolla, Alberto Spinetta, Ariel Ramirez, creo que son algunos de los marcaron mi crecimiento.

- ¿Las musas existen? ¿En dónde encuentra inspiración?
Sin ninguna duda que para mí existen, siempre que nos relacionamos hay un resultado fuera de nosotros mismos y eso nos genera empatías, confusiones, en fin, emociones diversas. Y dichas emociones van creando un alma en nosotros que a veces nos marca el camino. Pero también cuando el alma está vacía, el trabajo, la constancia y sobre todo el deseo encuentran herramientas para expresarnos a través de una obra.

- La industria musical jamás hubiese imaginado hace algunos años que existirían “plataformas” donde publicar. ¿Qué hay de bueno y de malo en Internet para la música y los músicos?
Hace más de un siglo los amantes de la música iban a un concierto y luego de ahí no lo escuchaban más hasta el próximo, luego vinieron las grabaciones, la radio, los equipos de audio, el cassette, el CD, todo lo que ya sabemos. Y ahora en este momento los soportes de las creaciones están en la nube, cualquiera puede escuchar lo que quiere y cuando quiere. Es algo maravilloso en términos de información al instante, pero creo que en lo creativo propiamente dicho, siguen siendo -como siempre- las obras importantes las que hacen la diferencia y eso sigue siendo personal, despojado de cualquier sistema de difusión.

- ¿Cuáles son sus retos profesionales más inmediatos?
Por ahora durante este tiempo de pandemia estoy estudiando como hacía mucho tiempo, además escribo algunas obras para el próximo CD y ni bien salgamos adelante con esta situación organizaré una serie de conciertos para volver a reencontrarme con las compañeras y compañeros de la orquesta.

- Describa el proceso creativo que desarrolla para llegar a una obra
Como dije antes, a veces tiene que ver con una imagen emocional y uno trata de corregir en la obra lo que a veces no podemos en la vida real, por eso el romanticismo es un estilo tan fuerte a través de los años, genera un ideal de sueños y felicidad, pero la música debe representar otras circunstancias humanas y es un incentivo muy grande presentar la realidad tal cual es pero con una mirada creativa, lo bueno es aportar a que la sensibilidad mejore nuestros vínculos.

- ¿Utiliza la tecnología? ¿De qué manera?
Creo que utilizo el 20 % de la tecnología y me es ingrato sentir esa limitación, siempre acudo a mis hijos que me lo resuelven pero es un asignatura pendiente ¡URGENTE UN PROFESOR!

- ¿Cuál fue el consejo que le cambió la óptica?
Hacé lo que te gusta.

- ¿Qué es lo mejor que ha hecho?nicolas_ledesma.jpg
Mi Familia

- ¿Qué canción le gustaría que fuera suya? ¿Por qué?
“Responso” de Troilo, porque es el homenaje más extraordinario que un amigo le hace a otro. La obra está dedicada a Homero Manzi y creo que es una de las grandes obras universales.

- ¿El arte es una forma de hacer política? ¿En qué sentido?
Política hacemos siempre y sobre todo en estos tiempos que es escasa la simpleza de otras épocas que constaba en encontrar un buen trabajo, formar una familia y vivir en comunidad. Hoy en día tenés que conquistar casi a diario tu sustento y para eso te preparás en tu labor pero también necesitás involucrarte como ciudadano para defender tus derechos y arte. La canción es muchas veces un vehículo de comunicación entre el pueblo y los gobernantes teniendo en cuenta que las necesidades de la gente son sagradas y no deberían ser utilizadas para beneficio propio.

- ¿Con qué dupla compositiva se siente profundamente identificado?
Hay varias, Troilo–Manzi, Mores-Discépolo, Cobian-Cadicamo, Gardel-Lepera, Piazzolla-Ferrer, Ramirez-Luna, Leguizamon-Quintana y realmente no quisiera olvidarme de ninguna pero es algo maravilloso que dos personas se junten para crear una obra.

- ¿Cuál es la canción perfecta?
Es aquella que termina no perteneciéndole a nadie, que tiene luz propia y que se separa del autor y que logra que cada uno que la represente, en ese momento la sienta propia.

- ¿Que hubiera deseado ser si no fuera músico?
El Cinco de Boca

Sobre Nicolás Ledesma
Nicolás construyó un camino propio que lo llevó a los mejores escenarios del país y del mundo. Recrea obras de creadores fundamentales del tango gracias a un excelente dominio del piano que lo coloca entre las figuras más importantes del género, a lo que suma su talento como arreglador.

Pertenece a una generación intermedia entre las figuras de la época dorada del tango y las camadas más jóvenes. Sus virtudes como pianista se hicieron evidentes en los últimos años por la cantidad de formaciones en las que tocó, desde tríos hasta mega-agrupaciones de ensueño como la Selección Nacional de Tango y las dos grandes orquestas estatales dedicadas al género”.

Editó los discos “Sueño de tango” y “Meridiano de Buenos Aires” como solista y “De tango somos” con su cuarteto.
Fue alumno de Horacio Salgán y discípulo de Leopoldo Federico. En “Meridiano Buenos Aires” reunió a figuras estelares como Susana Rinaldi, Julio Pane, Fernando Suárez Paz y Walter Ríos, entre otros.

En el año 2016 Nicolás ganó el Grammy Latino en la categoría tango por su disco “Cuando llora la milonga”. Ya había sido nominado en 2005 al mismo galardón que finalmente obtuvo once años después por un material que reúne repertorio tradicional y temas del pianista bajo una formación de orquesta típica con la participación de la cantante María Viviana.

Compartió la categoría con los nominados Ariel Ardit (Gardel Sinfónico), Julio Botti, Pablo Ziegler y Saul Zaks (Sax to tango), Omar Mollo (Tangamente) y Leonardo Pastore (Carlos Gardel Original).