lunes 01 de marzo del 2021

Llora el bandoneón

faito_fallecio.jpg

En el día de ayer falleció en Santa Rosa Rafael "Faito" Baraybar, músico bandoneonista, panadero y profesor.

Sufrió dos ACV y no pudo recuperarse. Deja un enorme vacío en la comunidad santarroseña, ya que era muy apreciado, además de por sus talentos artísticos, por su nobleza y calidad humana.

Rafael Eduardo Baraybar nació en Realicó el 17 de enero de 1952. Músico bandoneonista, fue integrante de RuBaTango Dúo y de Atípica Orquesta. Con su instrumento acompañó presentaciones de libros en APE, Consejo Deliberante de Santa Rosa y salones de la Secretaría de Cultura de la Provincia.

Ha escrito algunas canciones en letra y música, otras en música o letras solamente y algunos temas han sido interpretados por cantores como Ernesto Del Viso, Pedro Cabal, Carlos Amigo y Beto Leguizamón. Tangos propios fueron presentados por RuBaTango Dúo.

Como escritor realizó un breve pero significativo paso por los talleres de escritura de la APE en tiempos en que eran coordinados por Doris Gonzalo. De esa etapa, hay algunas de sus obras publicadas en el libro grupal Momentos de Taller. También fue galardonado en el Primer Certamen Literario LA VIEJA USINA de la Editorial Voces de la Cooperativa de Electricidad de Santa Rosa, obteniendo primer premio en poesía y segundo en Cuento. Allí fueron publicadas sus obras seleccionadas.

En los últimos tiempos, desplegó su necesidad de escribir volcando sus producciones en las redes sociales. (Ph Editorial 7Sellos).

Reproducimos aquí un intercambio que Telón Pampeano mantuvo el año pasado, en la sección "Un disco, un libro, un poema". Estas fueron sus elecciones:

Un disco

"El Motivo" de Walter Ríos en bandoneón y Ricardo Domínguez en guitarra

No es fácil, después de tanta música escuchada, elegir un disco. Ni siquiera te diría que me resulta fácil definir un género. Sin embargo, la elección en este caso se me presenta rápido.

Después de un período de ostracismo en mi relación con el bandoneón, (dejé de tocar casi después de casarme, ya que el bandoneón con que estudié y tocaba hasta ese entonces era de mi padre y quedó en la casa paterna al irme) retomé la práctica y con ello apareció la necesidad de hacer música compartida. Sentía la necesidad de integrarme en algún ensamble.

Una tarde, escuché en el programa de Guito Gaich, una versión maravillosa del tango El Motivo de Cobián y Cadícamo. Corrí hasta la radio y le pedí que me lo grabara. A los pocos días cayó Guito a casa con el cassette. Me había grabado el disco completo! Era el disco que nombro arriba.

Desde ese momento, incrementé mi búsqueda de un compañero para formar el dúo de bandoneón y guitarra. La premisa sería que el dúo debería buscar una sonoridad en línea con la propuesta de Walter Ríos y Ricardo Domínguez. Así fue que me encontré con Pablo Ruggieri. Se entusiasmó con la propuesta. Ahí está la génesis de RuBaTango Dúo.

Cada vez que puedo vuelvo a escuchar ese disco.

Un libro

Esto es de coyuntura: "La doctrina del shock", El auge del capitalismo del desastre de Naomi Klein.

En estos tiempos de pandemia, donde el horror de la muerte en las calles de todo el mundo, queda subalternizado por las apetencias más miserables del poder económico. Este libro, cobra actualidad y reclama relectura.

La autora, relata con absoluta claridad el derrotero de la aplicación urbi et orbi de las políticas neoliberales en los países dependientes en las décadas del ’80 y 90 del siglo pasado.

Aunque, la verdad, si tengo que elegir un libro que me haya sensibilizado, clavo anclas en "La Lección de la Diuca" de Edgar Morisoli.

Paradójicamente, elijo un libro del mayor poeta, que empieza en prosa. El mensaje americanista presente en toda la obra de Morisoli, se plantea diáfano desde el prólogo o el enunciado, “La diuca no canta porque está por amanecer, sino para que amanezca”; Edgar me lo dijo: lo hermana a César Vallejos cuando el peruano escribe: …mi madre me levantaba las solapas del chaleco no porque fuera a nevar sino para que nevara…

Y no le va en zaga, del mismo Don Edgar "De quién es el aire", en recurrente abrevar en la región para mostrarnos el mundo. Es todo un manual de ecología!

Un poema

En los autores cotidianos, amigos de caminar los días, me he encontrado con palabras que vuelven con frecuencia: Armando Lagarejo, Pablo Fernández, Vasko Inchaurraga.

Se me viene a la mente una poesía de amor de Norberto A. Cueto, con quien compartimos el tránsito por el taller de escritura que conducía Doris Gonzalo en la APE.

Y a esta poesía la tuve que defender en instancias de una selección que hicimos para un espectáculo coral que presentábamos con el Coral de la Fundación Colegio Médico. Se trataba de “El amor en los tiempos del odio”. Ahí participé como coreuta y consistía en canciones corales, mechadas con presentaciones individuales y lecturas de poesías que tuvieran que ver con alguna de las vertientes del amor. Esta poesía de Norberto, competía con otras presentadas para seleccionar. El argumento que hizo que eligiéramos, fue una apasionada lectura que hizo una compañera y que cerró con un aplauso espontáneo de todos los que la escuchábamos.

Un día de estos…

Un día de estos te miraré a los ojos.

Un día de estos y sin decirte nada

me hundiré en tu pupila,

me ahogaré en tus entrañas…

Y sin decirte nada. En silencio y en calma

escucharás el grito desde el fondo de tu alma.

Un clamor apagado…

Un lamento tan dulce…

Un sollozo tan claro

que por solo escucharlos

desbordarán tus lágrimas.

Un día de estos te miraré a los ojos.

Llegaré hasta la sima de tu pupila orgánica.

Desde allí a tu cerebro. Y desde allí al meollo

del corazón y el alma.

Al soplo y al latido.

Al aliento y la lágrima.

Un día de estos te miraré a los ojos.

y sabrás cuánto te amo.

Fue publicada en el libro de Norberto Alberto Cueto “Un paso más allá de la rutina”